Un coche en la cuneta

Ardilla marrón caoba. Cruza grácil, no, no puede ser una exhalación. Es una aparición que cruza , se ve y ya no muere. Un oleaje marrón aterciopelado sobre la carretera, desde la cabeza hasta la cola ondulea el pelaje del dorso despidiendo dorados caobas hasta desaparecer por el arcén. Algunos seres invitan a quedarte entre campesinos o a descamisarte y adentrarte en el follaje del robledal. Parecen parientes del unicornio azul del que aún esperamos esperanzados su no extinción. En parajes mas septentrionales la figura del Yeti sigue siendo necesaria para algunos espíritus genuinos.

Con frecuencia dejo el coche en la cuneta. Procuro que no quede arrumbado, con aspecto de abandono. Sigue siendo una puerta aún abierta al mundo ordenado desde Bruselas. Todo puede empezar con la estela de la cola de una ardilla, las hojas que corean un canto de mar embravecido cuando arrecia el otoño, un poema irrumpiendo en el vertex de la cabeza y me destroza el intelecto analítico.

Así fue cómo abandoné aquel tren SevillaGranada. Lo aparqué en el andén y decidí que dejaría de ser maquinista. Las puertas de mecanismos neumáticos se abrieron y me apeé. A la mañana siguiente el tren no tenía quien lo condujera. Cuando el mecanismo de la puerta desprende todo su aire comprimido, ésta se queda cerrada. No hay vuelta atrás. Recuerdo vagamente la silueta del tren aparcado en una vía muerta y mi caminar sosegado y libre sobre el crujido de los cantos de caliza. Hay una brisa primaveral que recorre los trigales de Andalucía que solo traen paz.

Y quienes saben de esta historia reconocerán que caminaba hacia el Amor.

2 comentarios sobre “Un coche en la cuneta

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: