Si un extraño deja un paraguas…

 Cuando un extraño llama a la puerta y al abrirla encuentras un paraguas descansando en el quicio de la misma, tómalo, ábrelo para abrigarte de la lluvia que cae en forma de sakina, y dirígete al río. El río y el fluir por esta vida y el tránsito hacia la Otra. No hay átomo de... Leer más →

Granos de cacao

En la naturaleza del amor existe un cantón secreto, un territorio apenas explorado salvo por la persona singular. Es el territorio de la atracción llevada de la mano por la desmesura del Eros que requiere, a veces, dosificarse tras los acantilados diosinisacos para encauzar las aguas y regar los jardines del amor. En ese territorio... Leer más →

La extensión del dedo índice

La extensión de una articulación es el efecto de expandirla como acto contrario al ejercicio de la contracción, el cual realiza la función natural de la articulación. En la extensión tambien intervienen músculos, los extensores. Es curioso que éste tipo de movimientos articulares, cuando se manifiestan, evocan la apertura del ser hacia el mundo. Los... Leer más →

Un coche en la cuneta

Ardilla marrón caoba. Cruza grácil, no, no puede ser una exhalación. Es una aparición que cruza , se ve y ya no muere. Un oleaje marrón aterciopelado sobre la carretera, desde la cabeza hasta la cola ondulea el pelaje del dorso despidiendo dorados caobas hasta desaparecer por el arcén. Algunos seres invitan a quedarte entre... Leer más →

Centenarios o los últimos mohicanos del Eros

Guarda en el maletín material para hacer curas, lo hace con premura. Pone el manos libres y llama al enfermero, por si necesita ayuda. Siente los latidos de su propio corazón mientras realiza una mirada panorámica sobre la mesa del despacho por si algo olvida. Juan Salvador había llegado puntual a su consulta. La entrada... Leer más →

Geometrías de luces, por si acaso.

  Hombres antiguos que caminan y posan en un paseillo que divide mundos. Desde allí se permiten el lujo de retirar el saludo a los muertos que persiguen sueldos. Desde las líneas vertiginosas del paseillo entreabren la puerta a las dehesas, donde el alcornoque guarda memoria desde los tiempos de Creta, aunque quede lejos la... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑