Un coche en la cuneta

Ardilla marrón caoba. Cruza grácil, no, no puede ser una exhalación. Es una aparición que cruza , se ve y ya no muere. Un oleaje marrón aterciopelado sobre la carretera, desde la cabeza hasta la cola ondulea el pelaje del dorso despidiendo dorados caobas hasta desaparecer por el arcén. Algunos seres invitan a quedarte entre... Leer más →

Secuestro de crisálidas en el hospital

Conocí a un hombre que decidió hacer rakats hasta que le sorprendiera la muerte, cuando un vago perfume jamás percibido le sobrecogió en el interior de su cerebro. Avanzó cansado con las piernas haciendo de corazón y comenzó sus postraciones. La mariposa se desprendió del capullo, desperezó las alas e inició el vuelo. La perdí... Leer más →

Cerrando círculos y el tiempo como fractal

Juan Salvador camina en pleno junio por las calles de Sevilla, buscando la redención tras una punta de calor de cuarenta y dos grados. Risas y griterío insulso de criaturitas - como diría un sevillanisimo- aún llegan en la noche, que no han tenido hoy más opción que atemperar la violencia que viene añadida con... Leer más →

Urgencia rural

Domingo de sol y placidez en la sierra. Entra el frescor de la mañana por el ventanal de roble, trae una brisa a la salita de espera hoy vacía y oliendo a brezos. Es difícil enfermar en día de fiesta. La paz podrá romperse sólo por el sobresalto que produce el timbre de la casa... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑